El oficio de ser periodista

(CIMAC/ Lucía Lagunes).- La periodista Ana Lilia Pérez documentó profusamente la corrupción en la paraestatal más importante para las finanzas mexicanas, PEMEX. Su investigación evidenció la corrupción de personajes de alto nivel dentro del gobierno calderonista. Por su trabajo periodístico ha sido perseguida, hostigada, demandada y amenazada. Hoy, por su propia seguridad, radica fuera de las fronteras nacionales. La ciudadanía mexicana perdió una guardiana.

La ausencia de las periodistas comprometidas con ser el “perro guardián” de la sociedad ante el Estado, sólo beneficia a quienes no desean ser descubiertos, evidenciados ante la población, quienes intentan mantener la impunidad de la sanción social y de la justicia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

cinco + 19 =