El reto de la política mexicana es recuperar la paz, señala Jesús Silva-Herzog Márquez

LCR.- El gran desafío de la política mexicana contemporánea es que termine con “los atascos del pluralismo” donde los grupos políticos tienden a obstaculizarse como en el Pacto por México, expresó el ensayista y analista político Jesús Silva-Herzog Márquez, durante la conferencia magistral que dictó en el histórico Teatro de la República.

En su disertación ‘El México que viene. Apuntes sobre el futuro político del país’, Silva- Herzog señaló que la tarea de la política mexicana en adelante no es exclusivamente el resolver los acertijos de las instituciones de tipo electoral o de las políticas públicas, sino algo más desafiante, como los nuevos lazos de la cuestión mexicana en el mundo de la globalización.

Invitado por el Instituto Electoral de Querétaro (IEQ) y la LVII Legislatura del Estado, ante más de un centenar de asistentes, el conferenciante reflexionó sobre el costo de la tranquilidad y la paz; “el país se democratizó hace 15 años, pero se hizo brutal y violento, se ensancharon los conflictos de la barbarie”, sentenció.

El expositor estuvo acompañado por el Presidente del Consejo General del IEQ, José Vidal Uribe Concha; el Presidente de la Mesa Directiva y el Presidente de la Junta de Concertación Política de la LVII Legislatura del estado, Jorge Lomelí Noriega y Marco Antonio León Hernández, respectivamente; además de los diputados Braulio Guerra Urbiola y Yairo Marina Alcocer.

En su charla, el ponente destacó que el compromiso de la política mexicana es asegurar la paz, recuperar espacios; afirmó que la reconstrucción política del país tiene que ver con tener un territorio mexicano tranquilo, donde el reto no sólo está en el gobierno sino en el enfoque mecánico de la política.

El autor de ‘La idiotez de lo perfecto’ expresó que para que un sistema democrático funcione es necesario que el ciudadano actúe; sin embargo, concluyó que en México hay una escasa cultura democrática, poca capacidad de asociación desde la sociedad civil y desconfianza entre los habitantes, lo que genera una mala calidad de la democracia.

Por tal razón, dijo que para encarar el problema de la democracia se debe actuar con cautela, cuidar la cultura, el sentido de pertenencia, no perderse en el individualismo y no obstaculizarse, para que todo fluya de manera pacífica.

Al evento asistieron Consejeros y funcionarios del IEQ, diputados locales, representantes de los partidos políticos, autoridades de los tres órdenes de gobierno, miembros de la sociedad civil, universitarios y medios de comunicación.

Deja una réplica