Home » Crónicas en Corto » Armando Rivera sus negocios y su mecanismo de control
Dale Like
Foto archivo

Armando Rivera sus negocios y su mecanismo de control

El acapulqueño de casi 50 años, Armando Rivera Castillejos, ex gerente de Fomento Queretano y conocido por ser una persona de gran visión empresarial y política, no sólo es propietario de diversos restaurantes, sino de empresas dedicadas a otros giros.
El ex alcalde de Querétaro y militante del PAN, es una persona cercana a una de las familias más adineradas y poderosas del estado, Ruiz Obregón (para la que trabajó durante años y de la que se ganó su estima).
Los restaurantes, La Tiznada, Cibbo y Río Quintana son de su propiedad (aunque ya no se encuentren a su nombre) así como la compañía, Grafo, dedicada a la publicidad y diseño gráfico.
En su carrera política hay un expediente ‘negro’, pues en el 2009, tras perder la candidatura a gobernador por el PAN, supuestamente se registró como candidato a la alcaldía por Querétaro por la coalición PRI-Panal; sin embargo, horas después y ya con el documento evidenciado, se deslindó de la versión.
El ego del político y empresario ha llegado lejos, incluso publicó el libro con la historia de su vida titulado: “Una vida para ser contada” con 5 mil ejemplares en lo que invirtió 100 mil pesos.
Panistas afirman que Rivera Castillejos debe sus cuotas al Comité Municipal del PAN y que se negó a pagarlas durante la gestión de la diputada, Beatriz Marmolejo.
Armando Rivera es el padrino político del casi candidato a la alcaldía capitalina, Marcos Aguilar Vega a quien pretende controlar por medio de regidores, es decir: Si Aguilar llega a ser edil, Rivera Castillejos le impondrá regidores panistas de su confianza para que voten a favor de Marcos, si Armando lo aprueba. Con ello evitará que se salga de huacal el ahijado, dicen los que saben.

Deja una réplica

error: El contenido de este sitio web está protegido!! !!