Investigadora de la UAQ analiza los mecanismos en el aprendizaje del francés

La Dra. Haydde Carrasco Ortiz, profesora investigadora de la Facultad de Lenguas y Letras (FLL) de la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ), coordina la investigación “Cambios en los mecanismos cognitivos y cerebrales que están asociados al aprendizaje de una segunda lengua, específicamente el francés”.

El objetivo central del proyecto es monitorear los cambios en el cerebro durante el aprendizaje de una segunda lengua, para observar la respuesta neuronal de los estudiantes y cómo se relaciona con los procesos cognitivos, así como con el manejo de estructuras lingüísticas propias de la lengua que se está adquiriendo.

La Dra. Carrasco Ortiz indicó que la prueba se realizó con la participación de alumnos de la licenciatura en Lenguas Modernas en Francés, pero puede hacerse con cualquier idioma, inglés, alemán, e inclusive el español.

La Dra. Carrasco señaló que al comenzar a aprender un idioma suceden cambios cerebrales rápidamente, “con tan sólo un mes de instrucción podemos observar grandes cambios a nivel lexical; cuando se comienza a aprender el vocabulario, y se reconoce la estructura lingüística y fonética de la lengua, el cerebro lo registra rápidamente y ejecuta de forma automática una serie de cálculos para ver qué letras van juntas o separadas.

Describió que la prueba se llevó a cabo en 12 voluntarios franceses que leen en su lengua materna y funcionan como grupo control y con el mismo número de mexicanos que estudian el idioma francés, esto con el fin de ver las variantes en los procesos cognitivos que registran ambos grupos.

“Llegan al laboratorio que está en la Facultad de Psicología, hay un espacio donde se tiene un sistema de registro, 2 computadoras que están sincronizadas, y un aparato que mide la amplitud y los cambios de voltaje en el cerebro, mientras los participantes leen oraciones escritas, se registra la actividad neuronal asociada a cada una de las palabras”, explicó la investigadora universitaria.

Indicó que para hacer estas pruebas se coloca en la cabeza de los participantes un gorro parecido al que se usa en las piscinas, que tiene una serie de electrodos para detectar los cambios de voltaje que se producen en la corteza cerebral cuando los participantes ven que hay un error en la estructura morfosintáctica, la concordancia de género.

“Si las personas que hacen la prueba están leyendo y de pronto ven la mesa blanco, automáticamente hay un cambio en el voltaje, es como cuando vemos una  falta de ortografía en un texto, este pequeño cambio es el que genera un pico, un cambio de voltaje, pero esto se genera a 400 milisegundos, las computadoras son las que nos ayudan a amplificar estas ondas, así podemos darnos cuenta si detectaron el error o no, lo cual nos lleva a saber si han aprendido las reglas morfosintácticas o si ya dominan el idioma de mejor manera” detalló.

Señaló que uno de los resultados que generan estas estrategias pedagógicas, es una serie de concordancia de género entre francés y español, propiamente entre el sustantivo y el adjetivo; las pruebas indican que es más fácil detectar un error cuando el sustantivo es masculino, por ejemplo el cuadro blanco, hay ciertos errores que se cometen, en donde se puede poner el énfasis al momento de la enseñanza.

Carrasco Ortiz aseguró que el contexto de globalización que vive el país, exige que las instituciones educativas se involucren activamente en el desarrollo de competencias lingüísticas que permitan a sus estudiantes comunicarse en otros idiomas.

En esta iniciativa también colaboran por parte de la FLL, la Dra. Donna Jackson y la Dra. Adelina Velázquez; y por parte de la Facultad de Psicología, la Dra. Gloria Nélida Avecilla Ramírez.

Deja una réplica