Prevención y control para la meningitis meningocócica

La Secretaría de Salud del Estado de Querétaro da a conocer información relevante sobre la meningitis meningocócica, padecimiento causado por la bacteria Neisseria meningitidis que afecta las meninges.

La meningitis meningocócica es una infección severa que afecta las membranas delgadas que recubren el cerebro y la médula espinal denominadas meninges. Se trata de una enfermedad relativamente rara que se produce, por lo general, como un evento aislado.

La bacteria Neisseria meningitidis se transmite por contacto cercano y directo con secreciones nasales o faríngeas provenientes de una persona infectada.

Muchas personas son portadoras de esta bacteria, que se aloja en su nariz y garganta, pero no muestran signos de enfermedad, mientras que otras pueden llegar a desarrollar síntomas graves. Aunque cualquier persona puede contraer la meningitis meningocócica, es más común que se presente en niños.

Los síntomas más frecuentes son: fiebre, dolor de cabeza, vómitos, rigidez de cuello y erupción cutánea. El periodo de incubación medio es de 3 a 4 días pero puede oscilar entre 2 a 10 días después de la exposición.

La persona infectada es capaz de transmitir la enfermedad desde el momento en que contrae la infección y hasta que la bacteria ya no está presente, por lo que es de suma importancia que los pacientes se ausenten de las escuelas, guarderías o lugares de trabajo, por lo menos hasta 24 horas después de que haya comenzado la terapia y la enfermedad haya cedido.

Existen antibióticos muy eficaces para eliminar la bacteria de la nariz y la garganta. La penicilina es el medicamento más común que se elige para ello.

El tratamiento profiláctico (preventivo) debe proporcionarse sólo a aquellas personas que han estado en contacto estrecho con el paciente infectado como: miembros de la familia, contactos íntimos, personal dedicado a cuidados de salud que realicen reanimación boca a boca, compañeros de juegos en guarderías infantiles, etc. Se aconseja estar atentos a dichos individuos para que, en caso de que presentan signos de enfermedad, sobretodo fiebre; consulten a un médico para que sean diagnosticados y tratados con prontitud.

En la actualidad se maneja una vacuna que brinda protección contra algunas cepas meningocócias, sin embargo, ésta no forma parte del esquema de vacunación del Sistema Nacional de Salud.

Dicha vacuna se aplica en el sector privado y se recomienda ampliamente a quienes viajen a regiones del mundo donde se sabe que se registran altas tasas de esta enfermedad como es el caso de África Subsahariana (desde Senegal al Oeste hasta Etiopía al Este) de acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS).

En el estado de Querétaro, en los últimos 10 años no se han notificado casos de infección por meningococo y en México el número de casos de enfermedad menigocócica han sido pocos, por lo que se considera uno de los países con menos casos a nivel mundial, según datos del Sistema Nacional de Vigilancia Epidemiológica (SINAVE).

En cuanto a las medidas preventivas, es de suma importancia el evitar el hacinamiento en viviendas, lugares de trabajo o escuelas, así como realizar aseo y desinfección de superficies que pudieran estar en contacto con secreciones de una persona enferma; sin olvidar el adecuado y frecuente lavado de manos.

Cabe mencionar que la Secretaría de Salud realiza acciones permanentes de vigilancia epidemiológica, con el objeto de identificar brotes y evitar la propagación de enfermedades, a través de protocolos para: la notificación oportuna de casos; medidas de aislamiento respiratorio del caso, por lo menos hasta 24 horas después de iniciado el tratamiento antibiótico específico; desinfección de lugares y objetos contaminados; detección, protección y seguimiento de los contactos por lo menos 15 días, incluyendo el tratamiento preventivo con antibióticos en los contactos directos (muy cercanos) del caso o caso probable.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here