Psicología analiza el Síndrome Burnout en personal del ISSSTE

La Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ) a través de la Facultad de Psicología y el cuerpo académico “Comportamiento Humano en el Trabajo y Organizaciones”, efectúa la investigación: “El Síndrome Burnout en personal de enfermería del hospital general ISSSTE Querétaro, un abordaje psicológico y psicoanalítico”, con la finalidad de identificar los niveles de estrés de los trabajadores de dicha institución.

La Mtra. B. Yasmín Montúfar Corona, profesora investigadora de la Facultad de Psicología y representante de la Línea de Investigación Psicología del Trabajo y Proceso de Trabajo, señaló que el Síndrome Burnout (en español síndrome del reventado) describe una patología psicosocial producto del estrés laboral crónico, fatiga extrema, agotamiento físico, mental y emocional en el ámbito laboral. Este padecimiento, afecta principalmente a aquellas personas que trabajan apoyando a otros.

Indicó que este síndrome puede ser identificado de muchas maneras, pero no por quien lo desarrolla, ya que no puede darse cuenta de ello; “son más bien los usuarios del servicio, en este caso los pacientes, o los familiares y amigos, quienes se van dando cuenta del problema que se está manifestando por esta causa”, subrayó.

La investigadora refirió que los síntomas que se presentan en este síndrome son de diversos tipos: “físicos” como jaquecas, fatiga crónica, trastornos del sueño, úlceras y desórdenes gástricos, tensión muscular, mareos; “conductuales” como consumo abundante de café y alcohol, ausentismo laboral, bajo rendimiento personal, conflictos interpersonales; “laborales” como el deterioro del rendimiento, acciones hostiles, accidentes, rotación no deseada o “mentales” tales como sentimientos de vacío, fracaso, impotencia, baja autoestima y pobre realización personal, entre otros.

Puntualizó que en la medida en que progresa el síndrome, estas conductas y manifestaciones se van “normalizando” en la cotidianidad del trabajo hospitalario y el trato con los pacientes; es decir, se vuelve una constate y el personal de enfermería ya no se percata de que su comportamiento es erróneo.

Mencionó que al considerarse al Burnout como una fase progresiva a un estrés crónico, es necesario actuar sobre diferentes ámbitos, como: la correcta alimentación, el tiempo y calidad del sueño, la convivencia con familiares y amigos, así como hacer un buen uso de los espacios de ocio, además de la búsqueda de atención psicológica.

Por su parte, Jesús Antonio Moya López, estudiante de la Licenciatura en Psicología Clínica y promotor fundamental del proyecto, aseguró que las personas afectadas por el síndrome presentan una combinación de variables físicas, psicológicas y sociales, entre éstos, el trato directo con el dolor y la muerte.

Aseguró que se encuentran interviniendo psicoanalíticamente con dicho personal y se trabaja con ellos a través de un Grupo Operativo de Reflexión, donde se hace hincapié en el “cuidado de sí mismo”, y fundamentalmente en la “educación de la salud”.

En esta iniciativa también participan: el Mtro. Eduardo Luna Ruiz, coordinador de la Licenciatura en Psicología del Trabajo; el Dr. Manuel G. Guzmán Treviño, docente de la Licenciatura en Psicología Clínica,  supervisor del proceso de Análisis Institucional y Grupo Operativo y Blanca Herrera Franco, alumna de la Licenciatura en Psicología Clínica.