PRI paternalista con licencias de alcohol en SJR

Archivo Obture Pres Agency

*Por temor a manifestaciones Pineda descontaba todo: Memo Vega

*Negarse a pagar licencias derivaría en clausura

San Juan del Río, Qro. 24 febrero 2016.- Las administraciones priistas fueron condecendientes con los vendedores de alcohol, a quienes se les aplicaban descuentos o condonaciones en sus refrendos de las licencias para venta de alcohol; aseguró el alcalde de San Juan del Río Guillermo  Vega Guerrero.

El alcalde aseguró que actualmente  5  familias  que concentran   la venta de  bebidas   en  la ciudad, se han negado a  pagar la renovación de sus permisos.

El edil dijo que son  30 los  expendios de  alcohol, en diversas presentaciones los que se han negado a pagar los refrendos  que aceptó, van de los 7 mil a los 15 mil pesos, dependiendo del  giro de cada negocio; aseguró que el  resto de los comercios  de bebidas  ya  han  renovado  sus  permisos.

A  decir de Vega Guerrero, en  la pasada administración presidida por  Fabián  Pineda  se   implementó una política recaudadora  con temor,  al aplicar descuentos  a vendedores de alcohol  por  miedo a  manifestaciones.

Recientemente el  presidente de la Cámara Nacional de Comercio  Salvador  Hernández  declaró que  a partir de este año  el cobro por refrendo  de licencias de alcohol, había  incrementado  hasta en  11 veces más en comparación con  lo que se pagada en  2015, por lo que buscarían el apoyo del municipio  para que se concediera  una prórroga en el pago.

Vega Guerrero  confirmó que se  hicieron ajustes al cobro por permisos pero  descartó que se  puedan conceder prórroga a estos comerciantes  de  alcohol, e  incluso advirtió que  se podría proceder a la clausura de aquellos establecimientos con venta de  alcohol, en  diversas presentaciones y que no hayan pagado el refrendo de sus licencias.

El edil  descartó que estas   disposiciones  sean impositoras, asegurando que se  ha  buscado  el diálogo con  todos los contribuyentes para que  apoyen  al municipio mediante el pago de sus impuestos y  licencias de funcionamiento para  así  sanear  las finanzas  públicas.