El abasto de medicamentos llega al 98% en el IMSS

Foto: Lino Serrano

San Juan del Río, Qro., agosto 19 de 2016.- En la presente administración Federal, el abasto de medicinas en el Instituto Mexicano del Seguro Social ha llegado al 98 por ciento en beneficio de sus derechohabientes, según el reporte dado a conocer por el Director de Prestaciones Médicas del IMSS, José de Jesús Arriaga Dávila.

 Señaló que en el mismo periodo, creció de 14 a 16.2 millones el surtimiento de recetas cada mes, el nivel de atención más alto del que se tenga registro en los últimos años, que se alcanza por el fortalecimiento de las actividades de planeación, logística y supervisión de la cadena de suministro de medicamentos. Las estrategias implementadas han permitido la reducción de 84 por ciento en las quejas por negativa de medicamento, durante el último año.

 El IMSS es el principal comprador de medicamentos del país; pues del monto asignado en la última compra consolidada de medicamentos por 48 mil millones de pesos, el Instituto destinó 30 mil 522 millones de pesos para la compra de medicinas.

 Por cuarto año consecutivo, el Seguro Social lidera la compra consolidada de medicamentos más grande del sector público, procedimiento que garantiza la oportunidad y calidad en la adquisición de fármacos y se traduce en ahorros de seis mil millones de pesos en tres años, que ha permitido comprar un mayor número de piezas para hacer frente a la creciente población derechohabiente.

 Los fármacos de alta especialidad y alto costo son entregados por los proveedores directamente en las farmacias del Instituto, esquema que ha reducido la recepción de 20 a cinco días; en el caso de los medicamentos de mayor consumo, que representan 40 por ciento del total de claves, el proveedor es responsable de mantener el inventario en niveles óptimos.

 La expedición de recetas electrónicas creció de 65.4 por ciento en 2012 a 90 por ciento al cierre del primer semestre de 2016; este mecanismo tiene como ventaja el uso de recetas resurtibles (para dar atención a pacientes con enfermedades crónicas que acuden a consulta una vez cada tres meses), fortalecer los controles en la prescripción de medicamentos y mejorar los tiempo de atención en las ventanillas de las farmacias.