Inicia construcción de la Ciudad de las Mujeres

Querétaro, Qro. 29 Noviembre 2016.- Autoridades federales, estatales y municipales, encabezadas por el gobernador Francisco Domínguez Servién colocaron la primera piedra de la Ciudad de las Mujeres, en la que se brindará atención integral gratuita a través de módulos de salud, vida libre de violencia, acceso a la justicia, educación, proyectos productivos y cuidado infantil.

El proyecto se construirá sobre un terreno de 87 mil 157 metros cuadrados, ubicado en la colonia Carlos María de Bustamante, el cual fue donado por el Municipio de Querétaro, cuyo costo es de 86 millones 318 mil pesos; en tanto que, el gobierno federal –a través de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu)- destinará 80 millones de pesos.

En el acto, el mandatario estatal destacó la coordinación entre los tres órdenes de gobierno para cambiar para bien la vida de un mayor número de mujeres, toda vez que se busca atender a alrededor de 80 mil mujeres al año, no sólo de Querétaro sino de Guanajuato, San Luis Potosí y Estado de México.

“La Ciudad de las Mujeres será un espacio donde se encontrarán reunidas y trabajando las instituciones que deben atender de manera especializada a las mujeres queretanas, así como a las mujeres de estados vecinos; basados en los ejes de perspectiva de género, derechos humanos e inter-culturalidad”, señaló.

Asimismo, reiteró el compromiso de su gobierno por brindar herramientas a las mujeres y hacer valer sus derechos para una vida sin violencia. Explicó que a través del Instituto Queretano de las Mujeres (IQM) se han gestionado recursos por más de 14 millones de pesos a fin de implementar proyectos destinados a la prevención y atención de la violencia contra las mujeres en los 18 municipios.

La titular de la Unidad de Igualdad de Género de la Sedatu, Marina Arvizu Rivas, indicó que la de Querétaro es la cuarta Ciudad de las Mujeres que se pone en marcha en el país, pues la primera ya funciona en Tlapa de Comonfort, Guerrero, en la que se atiende a 165 mil mujeres al año; la de Tepeji del Río, Hidalgo, está por iniciar operaciones; en Huetamo, Michoacán, ya se colocó la primera piedara y se espera que para 2017 inicie la construcción de dos Ciudades más en Nogales, Sonora, y en La Laguna, Durango.

“Invertir en favor de las mujeres es hacerlo en favor de consturir un estado con más desarrollo, porque empoderar a las mujeres es darle al estado oportunidades, porque a fin de cuentas el desarrollo de una comunidad, de un municipio, de un estado, del mundo entero, se mide por la condición social de sus mujeres”, expresó Arvizu Rivas.

El delegado de la Sedatu en Querétaro, Adán Gardiázabal García, adelantó que, en una segunda etapa, se construirá un comedor comunitario que estará a cargo de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol), y se desarrollarán proyectos productivos con apoyo de la delegación en el estado de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa).

El presidente municipal de Querétaro, Marcos Aguilar Vega, reafirmó el compromiso de su administración con el proyecto al donar el terreno para la construcción; reconoció el apoyo de los gobiernos estatal y federal para la materialización de este proyecto que, dijo, busca reivindicar el papel protagónico de las mujeres en la sociedad.

“La ciudad de las mujeres representa una oportunidad única para que avancemos hacia una sociedad más justa, más libre y más equitativa (…) El objetivo es que la ciudad de las mujeres, no sea únicamente un conjunto de edificios, el objetivo es que las acciones que aquí se detonen, hagan de todo Querétaro una ciudad donde se le dé a las mujeres el lugar, la atención y la prioridad que se merecen”, manifestó.

A nombre de las mujeres beneficiarias, habló Elvia Ramírez León, quien explicó que el modelo de empoderamiento de la Ciudad de las Mujeres, significa ampliar oportunidades y reforzar la confianza de las mujeres en la toma de decisiones en diferentes ámbitos; es un acto de justicia social que significa resarcir desigualdades.

“Esto que parece tan simple, realmente es todo un cambio en la estructura mental de las mujeres y de la sociedad, porque implica influir en la creencias de la gente, en los valores de las personas, en cómo nos relacionamos, en qué tomamos en cuata para decidir y si nuestra voz es tomada en cuenta para decidir (…) Esto va a tener como efecto que podamos influir en la comunidad”, apuntó.