“Golpea” tromba y granizo a comunidad en SJR

Obture Press Agency

San Juan del Río, Qro.- Viviendas derribadas, pérdida de aves de corral, así como daños a muros y techados fueron resultados de la tromba y granizo que azotó la comunidad de Tunamanza durante la noche del viernes.

 

Varias familias reportaron afectaciones a su patrimonio debido a este fenómeno meteorológico sin precedentes para la zona.

Alrededor de las 19:00 horas del viernes las formaciones de hielo cayeron sobre parcelas y casas de este ejido, tomando por sorpresa a decenas de familias que trataron de resguardarse en sus viviendas, y proteger también a gallinas y sembradíos, ya que estos son la principal fuente de sustento para la mayoría de los pobladores.

Por casi 40 minutos los granizos, algunos de casi cinco centímetros de diámetro, cayeron en este ejido. Derribó techos, mató aves de corral y silvestres, reblandeció muros y provocó la pérdida de cultivos frutales.

“Casi todos tenemos láminas, pues qué otra cosa ponemos?” comentó Porfirio Barrón Trejo, tras indicar que dos habitaciones, la cocina y el baño tuvieron daños por la tromba. Su familia perdió más de 10 gallinas que quedaron sepultadas en el hielo.

El señor Genaro Valencia Maqueda relató que en medio de la lluvia corrió a sacar del cuarto externo de su casa a su hijo, su nuera y su nieto recién nacido. Apenas salieron de la habitación, cuando las láminas de asbesto cayeron sobre las camas.

“Los alcanzamos a sacar y justo se vinieron encima de todo las láminas”, afirmó.

Como ellos, la mayoría de las familias que habitan en este lugar, requieren apoyos por estas afectaciones.

En un recorrido hecho por LA CRÓNICA REGIONAL, se detectaron varios vehículos averiados por techos que colapsaron durante la tormenta.

Debido a que incontables especímenes de animales silvestres resultaron lesionados, algunos habitantes, como Don Pedro Trejo, procuraron resguardarlos al interior de su vivienda.

Paisaje nevado en primavera
A pesar de los destrozos, decenas de lugareños llegaron a las zonas altas para disfrutar del paisaje que se formó entre las barrancas, ya que las capas de granizo resplandecían aún pasado el mediodía del sábado.

Obture Press Agency