El “inesperado” oportunismo político

Por Omar Muñoz

Por la mañana del día miércoles 20 de septiembre del 2017 comenzó a circular un video en redes sociales donde se observa al Secretario de Gobernación entre la gente en la ciudad de México pretendiendo brindar ayuda, se le observa rodeado de elementos de seguridad pública quienes lo custodiaban sin embargo lo que es de resaltar en este video es cuando la gente comenzó a agredir, insultar e inclusive golpear en la nuca al secretario, quien ante dichas agresiones optó por retirarse del lugar mientras se escuchaban gritos de los vecinos que decían “déjanos trabajar”.

Lo que resulta decepcionante es que la clase política pretenda darse baños de pueblo, mover escombros para que se les tome la foto y después de esto retirarse del lugar; la reacción de la gente al ver al secretario de gobernación está completamente justificada puesto que es evidente que el pueblo está cada vez más cansado y fastidiado de las mentiras y las burlas de los políticos que solo buscan la oportunidad de promover su imagen, tomarse la foto y hacerse pasar por héroes.

La enfermedad evidente que nos ataca como nación sin duda alguna es la megalomanía (obsesión patología hacia el poder) de los burócratas, principalmente de aquellos que buscan ocupar cargos públicos únicamente para promocionarse y seguir viviendo del erario, ahora bien, año con año en nuestro país se malgastan millones y millones de pesos en partidos políticos e instituciones electorales que no son más que una carga económica para la nación y todo esto en nombre de la democracia, si ese dinero pudiera destinarse a instituciones como Bomberos, la Cruz Roja o instituciones voluntarias que tienen conocimientos de rescate, seguramente se estarían salvando más vidas y se estaría ayudando de forma eficiente, pero puede más la politiquería de unos cuantos y sus seguidores. Recordemos que el artículo 134 constitucional prohíbe que la propaganda gubernamental utilice “nombres, imágenes, voces o símbolos que impliquen promoción personalizada de cualquier servidor público”, por eso insisto en que esos burócratas en vez de estar tomándose fotos y videos tienen que dar muestra de su ayuda humanitaria coordinando labores de rescate, proporcionando víveres, dinero, herramientas y no vanagloriándose como lo están haciendo.

El verdadero escombro que debemos retirar todos como sociedad es la clase política que con sus reformas neoliberales únicamente están incrementando el precio de la gasolina, los impuestos, la inflación y sobre todo sus prestaciones laborales como el aguinaldo entre otros; debemos voltear a ver a verdaderos luchadores sociales como son el Padre Alejandro Solalinde quien acertadamente nos recuerda que el pueblo de México es más grande que sus desgracias y que su corrupto gobierno.

Está claro que hoy más que nunca debemos estar unidos para salir delante de esta tragedia, debemos ayudar en lo que podamos y en lo que tengamos conocimiento, podemos hacer donativos o bien enviar víveres para quienes lo requieran, pero para aquellos funcionarios que buscan ir al lugar de la tragedia a hacer acto de presencia y continuar con su marketing político de verdad deberíamos recordarles que la mejor forma de ayudar es no estorbar, ayudan más cumpliendo con lo que el marco jurídico les ordena, con lo que está dentro de sus funciones y no realizando transmisiones en vivo donde está claro que más que ayudar, se están promoviendo.

Y para dejarlos pensando un poco me despido mencionado que la revolución pacífica ha iniciado y el claro ejemplo es el video en mención, si usted tiene duda en cómo comportarse y si en verdad quiere hacer algo, alce la voz, no se deje, puesto que cuando un súbdito se niega a someterse y el funcionario se retira o renuncia, sin duda alguna la revolución se ha conseguido; hoy en día esta revolución no violenta se está dando sin duda alguna desde las redes sociales.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here