Eridani, ejemplo de fortaleza y lucha contra el Cáncer

A sus 28 años, Eridani recibió el diagnóstico médico que le cambio la existencia y su amor por la vida, narró para La Crónica Regional que el cáncer es una enfermedad que le hizo revalorar sus lazos familiares y tener una nueva visión por la vida en general, que une y fortalece a las personas más cercanas a ella

San Juan del Río, Querétaro, 19 oct 17.- Existen momentos que determinan un cambio en la vida y para Eridani Ríos Romero, uno de esos momentos fue el 23 de abril del 2013, al recibir la noticia de tener Cáncer de Mama.

A sus 28 años, Eridani recibió el diagnóstico médico que le cambio la existencia y su amor por la vida, narró para La Crónica Regional que el cáncer es una enfermedad que le hizo revalorar sus lazos familiares y nueva visión por la vida en general, que unió y fortaleció a las personas más cercanas a ella.

Pastillas, quimioterapias y citas con especialistas fueron su realidad durante más de seis meses, angustias en cada cita a la espera de nuevos resultados, estudios cada semana, miradas tristes y sonrisas espontaneas con sus seres queridos, momentos inolvidables y guardados en el fondo de sus experiencias.

Eridani recordó que a lo largo de su tratamiento acudió a 8 quimioterapias, sin embargo, la que más recuerda es la cuarta, donde el estado físico de su cuerpo resintió el dolor de los efectos secundarios, náuseas, vomito y fatiga extrema, sin embargo, eso no la detuvo para continuar con sus actividades laborales y domésticas.

Expresó que durante esta experiencia de vida, conoció e interactuó con quienes, al igual que ella, luchaban contra el mismo padecimiento; mujeres jóvenes y maduras, de todo tipo de clase social, pero todas con la esperanza de salir victoriosas de esa batalla que el destino puso frente a ellas; sin embargo, con una mirada melancólica, Eridani recordó que muchas quedaron en el camino, pero cada una realizó su mayor esfuerzo para continuar con vida.

“Se inicio un proceso para la recuperación, que fue desde cirugías, después quimioterapias, después radiaciones, la pastilla, la hormona de todos los días, hasta la fecha, (…) te puedo decir que pensaba que estaba muy joven para poder vivir una enfermedad o proceso de ese tipo, sin embargo, no hay edad, clase social, distinción”, manifestó.

El 24 de diciembre del 2013 recibió el mejor regalo de Navidad, no el más caro, pero sí el más valioso, la noticia de que el tumor había sido erradicado y con ello, la posibilidad de permanecer más tiempo con su familia.

Hoy en día, Eridani asegura que visita al especialista cada tres meses para descartar que el Cáncer este presente nuevamente; “Yo estoy próxima a cumplir 5 años de haber sido diagnosticada, fue un diagnóstico oportuno y gracias a eso estoy aquí”.

Hoy ella se considerada una mujer afortunada, que luchó con todas sus fuerzas para no caer y abatir esta enfermedad, pues su mayor motor fueron sus hijos, Alexander y Carlo Jofet, y su esposo Erick Ortega, quienes siempre estuvieron a su lado para continuar y agradece su fortaleza y amor que le han dado en cada instante.

“Es una segunda oportunidad, es una oportunidad para muchas cosas, entre ellas pues valorar cuestiones que antes las pasabas como parte ordinaria y a partir de que me diagnostican empiezo a valorar todo, desde mi familia, el tiempo, la relación Dios, con la gente que estaba cercana, para mí fue una oportunidad, fue una etapa difícil”, expresó.

Este 19 de octubre, Día Mundial de la Lucha contra el Cáncer de Mama, para conmemorar a las mujeres que actualmente luchan contra la enfermedad, homenajear a las que quedaron en el camino y celebrar la oportunidad que la vida le ha dado, ella porta con orgullo el color simbólico de la lucha contra esta terrible enfermedad.

A sus 28 años, Eridani recibió el diagnóstico médico que le cambio la existencia y su amor por la vida, narró para La Crónica Regional que el cáncer es una enfermedad que le hizo revalorar sus lazos familiares y nueva visión por la vida en general, que une y fortalece a las personas más cercanas a ella.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here