El “mito de la seguridad nacional”

Por Omar Muñoz
La reciente ley de seguridad nacional promulgada en el mes de diciembre del 2017 es un atentando más contra los derechos fundamentales de quienes vivimos en México, pues de la misma se crean definiciones jurídicas que deberían preocuparnos. Surge el nuevo concepto de “Seguridad Interior”, que se entiende como la condición que proporciona el Estado y que permite salvaguardar la permanencia y continuidad del gobierno e instituciones, situación que a todas luces resulta alarmante, ya que la finalidad de esta nueva ley no es más que perpetuar la permanencia en el poder y castigar a todo aquel que pretenda oponerse a algún funcionario o institución pública.
¿Qué se permite gracias a la ley de seguridad interior? Principalmente se dota de facultades extraordinarias a las fuerzas armadas federales (ejército, marina, policía federal) para realizar actos de investigación, identificación, persecución, prevención, contención y en general cualquier acto que sea necesario realizar para contener toda amenaza a las instituciones gubernamentales y a la democracia. Por lo que de nueva cuenta nos encontramos ante una normatividad represora con la cual se justifica la militarización del Estado en nombre de la democracia y para detener a todo aquel que se oponga a cualquier medida gubernamental o bien a quien pretenda instigar o realizar algún movimiento marcha o manifestación para protestar, ya que de conformidad con la ley, las “amenazas” serán calificadas como tal por parte del Ejecutivo Federal.
Así las cosas, el régimen dictatorial que promulga dicha ley hace una lista de lo que puede ser considerado Amenaza: catástrofes naturales, epidemias, atentados a la soberanía y el Estado de derecho, atentados contra las instituciones públicas, contra la imagen de sus funcionarios, atentados en contra de la unión de los Estados que conforman la Republica y en general cualquier acto en contra de la democracia. Sin embargo, esta interpretación del concepto legal de Amenaza no queda limitado, ya que como mencioné anteriormente, una amenaza puede ser cualquier conducta que no le convenga al Ejecutivo Federal o bien a las instituciones que tienen sometido al país, de allí que algunos líderes de opinión, actores, juristas e inclusive sindicatos se han pronunciado en contra de esta nueva ley, la cual nos deja en claro que la militarización del país es únicamente con fines electorales.
Es importante que no olvidemos que nuestras autoridades buscan que cada día perdamos un poco de nuestras libertades mediante la promulgación de nuevas leyes dictatoriales como la que menciono, por lo cual es necesario tener en cuenta que debemos hacer uso del derecho a la libertad de expresión, debemos manifestar nuestros desacuerdos cuando los gobernantes se exceden en el ejercicio de sus funciones, en el gasto desmedido de presupuesto público, así como en la condición económica en la que tienen sometido a este país; debería considerarse a la pobreza como un  tema de Seguridad interior y deberían concentrarse todas las instituciones para combatirla, sin embargo tristemente ese es el estandarte con el cual nos siguen dominando y bajo el cual siguen recibiendo votos no razonados.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here