Violencia electoral y libertad de expresión

En un país supuestamente libre, se violan los derechos de cada persona, se nos agrede si expresamos nuestra preferencia política, si apoyamos a un candidato, si somos el candidato, si acudimos a un mitin o bien si no acudimos a él. Archivo Obture Press Agency

Por Omar Muñoz

En un país supuestamente libre, se violan los derechos de cada persona, se nos agrede si expresamos nuestra preferencia política, si apoyamos a un candidato, si somos el candidato, si acudimos a un mitin o bien si no acudimos a él.

La violencia electoral está haciéndose notar en esta contienda, principalmente en redes sociales, la cual en el contexto histórico que se está viviendo refleja el temor y la intolerancia de aquellos que perderán el “poder”. Se habla de una igualdad de derechos en la Constitución Política y de una supuesta libertad de expresión, sin embargo, la sociedad moderna nos demuestra que “unos son más iguales que otros”, que los discursos de los gobernantes predican valores que no se ejercen y como ejemplo puedo mencionar el “Frente anti AMLO” que están gestionando los gobernadores para impedir que el candidato de la coalición “Juntos haremos historia” llegue a ocupar la silla presidencial, contraviniendo así el sentido mismo de la democracia que tanto pregonan.

Es importante resaltar que la palabra democracia, no significa votaciones o elecciones cada tres años, la democracia es un sistema político que implica la defensa y respeto de la voluntad popular de ser gobernada por el candidato electo por la mayoría, “Soberanía” le llaman algunos.

Entonces es el momento de hacer un llamado para respetar a todo aquel que piense diferente a nosotros, a todos los que apoyen una causa política distinta, debemos dejar de agredir a quienes sueñan con gobierno equitativo, a los que sueñan con empleos, seguridad social, justicia, agua potable y respeto a los derechos humanos. Reconozcamos que los candidatos y los partidos políticos que tratan al voto de la misma forma que se le trata a la mercancía, son los primeros que hacen de la pobreza un negocio electoral.

No permitamos que las prácticas corruptas y la guerra sucia sigan siendo la noticia de la jornada electoral en México, hagamos saber a las “elites políticas” que todos tenemos derecho a expresarnos y a vivir igual, todos tenemos derecho a la dignidad, a la libertad y a dejar de ser oprimidos por la misma clase política de siempre.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

9 + cinco =