Pesa a San Juan contrato colectivo, es el segundo más caro

San Juan del Río, 31 de julio de 2018.- El presidente municipal, Guillermo Vega Guerrero, señaló que los ajustes para la reducción del gasto corriente implicarán también establecer reuniones con los dirigentes sindicales, con el propósito de aminorar el impacto que genera en el presupuesto el cumplimiento de algunas de las cláusulas establecidas en el contrato colectivo.

El alcalde refrendó su interés por generar ahorros por hasta 50 millones de pesos anuales durante el próximo trienio, a través de la reducción de la plantilla laboral así como gastos por rentas, combustibles y servicios de telefonía.

Aseguró que el municipio tiene el segundo contrato colectivo más caro del estado, superior incluso al del municipio de Querétaro.

“Tenemos el segundo contrato colectivo más caro, después del de Gobierno del Estado. Entonces sí nos vamos a meter y vamos a seguir trabajando para revisar que las revisiones que se dan a los contratos no atenten contra el interés financiero de los sanjuanenses”, dijo.

Estimó que el cumplimiento de las prestaciones laborales es equivalente al 60 por ciento del salario de los trabajadores; ejemplificó que para un trabajador con un sueldo base de 10 mil pesos mensuales, el municipio invierte hasta seis mil pesos para cumplir las prestaciones laborales.

Indicó que para alcanzar esta meta es necesario también generar acercamientos con los representantes del Sindicato Único de Trabajadores al Servicio del Municipio de San Juan del Río (SUTSMSJR) y el Sindicato Independiente de Trabajadores Adscritos al Municipio (SITAM) para establecer la manera en que se habrá de mantener una nómina sana para evitar el aumento de los pasivos.

Consideró que la reducción de las prestaciones establecidas en las cláusulas del contrato colectivo es difícil, ya que implicaría la renuncia de derechos laborales ganados por ambas agrupaciones, por lo que plantearán alternativas para los sindicatos.

Entre estas destacó la renovación de plazas laborales, la revisión al gasto del servicio médico y congelar los salarios de los funcionarios del primer nivel para mejorar la recaudación propia del municipio, ante la incertidumbre de la manera en que habrá de operar el Gobierno Federal durante el siguiente periodo.

“No me daré por vencido antes, pero creo complicado desaparecer un derecho adquirido, pero creo que podemos trabajar en el servicio médico, eficientar y renovar plazas, dar las prestaciones, pero no crecer el número de trabajadores”, agregó.

Resaltó que uno de los puntos clave para la reducción del gasto corriente es el servicio médico, que actualmente cuesta hasta 35 millones de pesos al año para la administración pública municipal.